domingo, 13 de abril de 2008

!QUE VIVA LA MÚSICA!

Andrés Caicedo (1951 - 1977) escritor caleño, consumido por su angustia alegre, que derrotaba su autoestima, se dedicado en su corta vida al cine, la música y la literatura. Entre sus novelas más destacadas encontramos Angelitos Empantanados (una compilación de cuentos cortos, a través los cuales se narra la historia de Angelita y Miguel Ángel), historia para jovencitos, Cali calabozo, Noche sin fortuna, que viva la música. El 4 de marzo de 2007 como conmemoración de los 30 años de su muerte fue lanzado el libro: ‘El cuento de mi vida’, una recopilación de textos de Andrés Caicedo por medio de los cuales él y su familia describen su vida. Es un diario que, a pesar de su corta vida y de lo poco que vivió, contiene textos muy profundos, llenos de rebelión.

Además de trabajar en la literatura, sus pasiones eran el cine y el teatro donde ejerció el trabajó como crítico de cine para periódicos nacionales como El Occidente, El pueblo, y algunas revistas españolas, fundo y dirigió la revista ‘Ojo al cine’.

“Que viva la música” (1977) es una novela coherente, que narra la historia de María del Carmen, una estudiante del Bolívar (uno de los colegios más prestigiosos de Cali), que guiada por la rumba, el alcohol y las drogas deja perder su vida, hasta convertirse en prostituta. En la novela Andrés Caicedo trata los problemas existenciales de la juventud, haciendo un retrato de su vida, incluyendo en cada uno de los personajes una parte de su personalidad. Presenta sus problemas, utilizando un lenguaje informal con jergas que ayudan a la representación de un espacio histórico. Se muestra como un melómano, un desenfrenado, con una ansiedad que no se llena. María del Carmen, personaje principal de la novela, tiene como lema el mismo de Andrés Caicedo: “vivir cada día como si fuera el último”.

Su protagonista narra la nefasta transformación que tuvo de niña estudiosa amante del rock, de Santana, The Beatles, Rolling Stone, Eric Bordón; la cual pertenecía a un buen estatus social, a tomar un sendero oscuro bajo el dominio de las drogas, más una aguda adición a la salsa, a Bobby Cruz, Ray Ruiz, Willi Colon y La Fania, que hacían de su vida una rumba que derrumbo su ser. A través de acontecimientos del pasado.

Sin duda recomiendo esta novela, pues es una muy buena representación de la ciudad de Cali a mitades de 1960, porque muestra un cambio de generación, musical y personal de algunos de sus actores, en especial al de la protagonista María Carmen Huertas, con ayudas de jergas que representan un espacio histórico. Además esta novela ayuda ampliar mi conocimiento para cuestionarme, una de las posibles causas de que el rock no tenga apoyo en nuestra ciudad de Cali.